Soluciones específicas

Cuidado nasal

Los lavados nasales con agua de mar benefician a pequeños y mayores: congestión nasal, resfriados, sequedad, rinitis alérgica…
O, simplemente, para una adecuada higiene nasal diaria, te traemos una gama de aguas de mar para todas las edades.

Higiene y cuidado nasal en el día a día

Las aguas de mar para lavado nasal son una excelente solución para la higiene diaria de las fosas nasales. Nuestra gama en spray de microdifusión te permite una limpieza segura y cómoda. ¿Quieres saber cómo hacer un lavado nasal en adultos y niños, y qué beneficios tiene? Te lo contamos.

...

Beneficios de los lavados nasales con agua de mar

Tanto los adultos como los niños y bebés pueden beneficiarse de la limpieza nasal con agua de mar. Los lavados nasales eliminan el exceso de mucosidad y alivian la congestión nasal a causa de la rinitis o los resfriados, algo especialmente importante en el caso de bebés y niños pequeños que todavía no saben sonarse bien y, sobre todo, si padecen con mucha frecuencia infecciones respiratorias. El lavado nasal también limpia las fosas nasales de polvo, polen y otras partículas que irritan la mucosa nasal. Finalmente, hidrata y suaviza en caso de sequedad e irritación, gracias a los minerales y oligoelementos del agua de mar.

...

Cómo hacer un lavado nasal

A la hora de realizar el lavado nasal, es importante seguir una serie de consejos: Primero, limpiar cada fosa nasal por separado. Inclinar la cabeza hacia el lado contrario al de la fosa que se va a limpiar, introducir la boquilla del spray con cuidado y apretar el difusor durante unos segundos. Si se hace bien, el agua debe salir por la otra fosa nasal. De no ser así, podemos variar la inclinación de la cabeza para que el líquido no se quede en la zona del oído o vaya hacia la garganta. Una vez acabado, sonaremos suavemente para retirar el agua y el moco restantes y repetiremos la operación con la otra fosa nasal.

 

Para realizar el lavado nasal en niños pequeños, deberán estar tumbados y con la cabeza inclinada hacia el lado contrario de la fosa nasal a limpiar. Hay que introducir la boquilla con cuidado, evitando rozar la mucosa nasal. El microdifusor especial para bebés y niños pequeños evitará que la presión sea demasiado intensa para ellos.

Aguas de mar & spray congestión nasal

Para un lavado nasal seguro, no sirve cualquier agua de mar: deberá ser estéril y preparada en un formato apto para la edad, especialmente si es para los lavados nasales de bebés y niños.

¿Quieres saber más?

La composición del agua de mar para adultos y niños es la misma. La diferencia la encontrarás en la boquilla del spray. La de niños está diseñada para que la microdifusión sea más suave y, por tanto, más segura y agradable para los niños pequeños y bebés.

El agua de mar isotónica es la que tiene una concentración de sales similar a la del interior de nuestras células y, por lo tanto, es más suave par la limpieza de la fosas nasales. El agua de mar hipertónica, por otro lado, tiene una concentración de sales mayor, obligando a las células de la mucosa nasal a expulsar el agua que tienen acumulada en el interior favoreciendo el efecto descongestionante.

, se puede hacer perfectamente. Además, te proporcionará alivio de la congestión relacionada con infecciones, rinitis, sinusitis y otras patologías que cursen con congestión y taponamiento nasal. De hecho, los lavados nasales frecuentes ayudan a mejorar los síntomas y a curar con mayor rapidez la sinusitis, ya que favorecen el drenaje de la mucosidad y que la mucosa nasal recupere su equilibrio.

El lavado nasal con agua de mar no es nada agresivo con las mucosas nasales y, por tanto, puedes realizarlo tantas veces como necesites a lo largo del día. Por ejemplo, puedes hacerlo por la mañana, cuando tenemos mucosidad acumulada durante la noche, y antes de acostarnos para aliviar la congestión y descansar mejor. En bebés y niños pequeños con mucha mucosidad, resfriados o congestión, se recomienda realizar un lavado nasal por la mañana, a mediodía (antes de la siesta) y por la noche, antes de acostarlos.